La metamorfosis de Coral de Sal

La metamorfosis de Coral de Sal

El 16 de marzo escribí por primera vez en este espacio. Entonces tenía una visión mucho más sencilla de lo que Coral de Sal podía ofrecer… más que en estos momentos.

Esta plataforma tenía muchas bombillas encendidas y todas unidas por un casi invisible hilo conductor: lo natural, lo sostenible, la sencillez. Cada bombilla que hacía crecer e iluminar el espacio de Coral de Sal llegaba de manera casual, pero firme, todo fluía hacia una misma dirección.

Comenzamos con una primera bombilla compuesta de jabones, cosmética natural, aceites y esencias, que nos dieron una atmósfera acogedora desde la que partir y también a la que volver siempre. Luego vino el corcho como complemento a esos jabones naturales. Fue su base, su reposo y su relax. Así se encendió la siguiente bombilla del yoga y sus complementos. Como tercera nos iluminaron las fibras naturales de los capazos y como no del calzado.

Siempre natural, siempre sostenible ese es el único argumento que hila y une una bombilla a otra. Y por último nos ha llegado de muy lejos en el mapa pero de muy cerca en el corazón la última luz de nuestra guirnalda, los bolsos maravillosos de Fracking Design, donde cada artículo es exclusivo y único, y donde los deseos de la casa de Coral de Sal se cumplen a través de la sostenibilidad, la dignidad en el trabajo y el cuidado del planeta.

Mucha gente quizá no entienda que Coral de Sal sea un portal heterogéneo, pero puedo asegurar que cada bombilla iluminada no está aquí sin sentido, sino que se ha incorporado de un modo meditado y cumpliendo con el reto que supone minimizar la huella que podamos dejar cuando ya no estemos.

Gracias por acompañarnos en nuestra metamorfosis.

Deja una respuesta